Choose your language:

 
 
Regresa

Noticias internacionales

Cómo guío

Credico - Cómo guío

Los que estamos en dirección de ventas debemos reconocer el talento en nuestras empresas antes de que se convierta en nuestra competencia y no estar tentados a concentrar toda nuestra energía en la promoción de nuestros productos. Concentrarse en el producto está bien… si lo que buscas es lograr las mismas cuotas campaña tras campaña. Pero si lo que buscas es ser líder, ya sea en nuevos mercados, nuevos verticales y especialmente tú mismo como empresario, debes reconocer que la gente es tan importante como el producto, si no es que más.

He estado en el negocio de las ventas directas durante 25 años; comencé como agente sobre el terreno y ahora soy Presidente de Credico, una agencia global líder en ventas directas y servicios de mercadotecnia. Tras comenzar en Canadá, mi compañía ha cuadruplicado su tamaño desde el 2006 y se ha expandido por todo el mundo. A menudo me preguntan cómo he logrado tan extraordinario éxito y la respuesta siempre ha sido, con mi equipo. Aquí comparto tres pasos clave para obtener lo mejor de su organización concentrándose en la gente:

Paso 1: Apoyar al talento. A lo largo de mi carrera he aprendido que mantener un enfoque continuo en el desarrollo del talento de tus empleados contribuye en gran medida al éxito de la compañía. Asegurándome de que mis empleados tienen éxito e invirtiendo en su trayectoria profesional, dedicando tiempo a capacitarlos y desarrollando planes profesionales personalizados, contribuyo a que alcancen metas más altas. Una cosa es segura: si no desarrollas o apoyas el talento, la competencia lo hará.

Paso 2: Estar dispuesto a compartir el éxito. Cuando lo que quiero es ampliar nuestra red, me hago varias preguntas: ¿El nuevo mercado está subdesarrollado? ¿Hay interés por los productos de mis clientes? Y lo fundamental: Entre mi propia gente, ¿en quiénes puedo confiar para dirigir una nueva operación de ventas? Aquellos en quienes confío no son sólo buenos en hacer ventas y en mantener contentos a los clientes; comprenden la cultura de nuestra compañía y son buenos para formar equipos de alto calibre. Hay que estar dispuesto a invertir en los líderes más confiables; si tienen éxito, entonces tú también lo tienes.

Paso 3: Tener paciencia con las nuevas iniciativas. No hay recompensa sin que haya algo de riesgo. Sin embargo, en ocasiones debes darte cuenta del riesgo varias veces antes de obtener la recompensa. Empecé Credico en Canadá fundamentalmente concentrándome en las ventas al menudeo con tarjeta de crédito dirigidas al consumidor. Cuando me aventuré por primera vez al mercado estadounidense con este modelo, tuvimos serios tropiezos. Lo que vimos es que lo que funciona en un mercado no siempre funciona en otro y, a la larga, aprendimos que el mercado estadounidense era más abierto a recibir servicios de energía y telecomunicaciones mediante ventas directas que a través de tarjetas de crédito. Hoy en día hemos hecho crecer nuestra base de clientes de 1 a 15 clientes en Estados Unidos, incluidas seis compañías de la lista Fortune 100 gracias a un equipo de ventas de nuestros proveedores de más de 1,200 agentes activos. Debes fomentar el espíritu empresarial para averiguar qué funciona y qué no funciona. Con tutoría y capacitación prácticas (y con un poco de paciencia), me enorgullece decir que más del 90% de nuestros mercados tienen éxito.

Que tu empresa de ventas crezca puede ser abrumador si no concentras tu energía en las personas de tu empresa. ¿Cómo logras fomentar una cultura empresarial en tu empresa de ventas? #HowILead

[Updated from 5/3/2016 release date]

Regresa